¿Qué son los Swing Veils de danza del vientre?

Gracias a Clélia, profesora y artista de danza del vientre por informarnos sobre los Swing Veils, el baile con fuego, así como la danza Geek. Tantos temas fascinantes que nos gusta evocar y explicar a través de nuestro blog para promover un baile oriental innovador, sensacional y progresivo.

Además de los cursos de danza del vientre que usted imparte, enseña los Swing Veils en forma de talleres. ¿Nos podría contar más acerca de este accesorio aún desconocido?

swing-veil-02b.jpgDoy clases de danza del vientre y de fusión tribal en cursos colectivos regulares. A veces enseño los Swing Veils® durante mis cursos colectivos, pero es verdad que comencé a ser invitada por otros profesores para impartir talleres dentro de sus asociaciones de baile (en Sarah Colin, asociación Samsarah en Herblay; en Assia Guemra, asociación Tellurgie en Paris, y en otras de bailarinas/profesoras, pero lastimosamente debido a la primera cuarentena, las fechas han sido canceladas). Este accesorio es tan lindo que despierta el interés y la curiosidad de bailarines y bailarinas. Pero no sólo es un accesorio que interesa a los artistas de circo, los artistas errantes sino también a los gimnastas rítmicos.
Los Swing Veils® parecen velos dobles ligeros, creados a partir de materiales de calidad. La tela utilizada es 100% seda. Lo que le da este movimiento incomparable que ningún otro tejido le puede igualar.
Hablo de Swing Veils® en plural puesto que a menudo se trata de un par. El hecho de manipular dos Swing Veils® da una amplitud majestuosa a la persona que practica. Pero es muy posible practicar con un solo Swing Veil®. Es de hecho con uno sólo que empiezo a enseñarlo en mis talleres. Es como el velo, intentamos ya bailar con uno, antes de abordar los velos dobles.
Este accesorio ha sido diseñado, producido y formateado por mi hermana Christelle Sainton. Dotada de una habilidad artística también como manual (fabricación de accesorios sobre medidas, trajes para danza del vientre, peinados, accesorios de fuego, Swing Veils® y también veil poi, velos para danza del vientre y velos dobles en seda), más que infografía, ella ha creado recientemente el taller Krysaliss, un taller familiar donde su esposo y nuestra madre le ayudan y son al igual protagonistas en las diferentes realizaciones del taller. Cada uno con su especialidad. Mi madre, Orida Krouni, como artista plástica prefiere hacer los tocados. Olivier Zimmer, su marido, apasionado por las artes del fuego. Todos ponen su grano de arena, como dicen, para garantizar los pedidos de Swing Veils®.
Para la historia agrego que mi hermana Christelle creó en una época pequeñas banderitas para ella y Olvier Zimmer, con el fin de practicar el malabarismo, que yo misma había ensayado algunas veces.
En 2016-2017, tuve que presentar un nuevo solo para la temporada de danza y los escenarios que se anunciaban. Me acuerdo que mi hermana me había dicho que sería bueno comenzar la realización de un nuevo accesorio que ella tenía en mente. De resultas, para mi coreografía "La muerte en el alma", yo quería este accesorio del que nosotras habíamos hablamos pero que no existía aún. Y quería las banderitas, pero llevadas a dimensiones más cercanas de los velos orientales con algunas modificaciones en comparación al manejo. Fueron necesarias algunas pruebas de lastrado. Probamos muchas telas. Para eso fuimos al mercado Saint Pierre. Me acuerdo de las dos, girando las telas por encima de nuestras cabezas para tener una idea del resultado. Así nacio el par de Swing Veils® original.
swing-veil-vignette.jpgMientras veíamos los videos, nos encontramos con las «banderas swing» americanas, un poco más fáciles de manipular gracias a sus varillas flexibles (un poco como si las alas de Isis tuvieran palos flexibles en lugar de rígidos), pero menos flexibles y menos diversificados en su posibilidad de manipulación. Como ex gimnasta de GR (gimnasia rítmica), me siento muy cómoda con los accesorios y ¡me encanta! Así que le di luz verde a mi hermana. Para este primer uso, creé una coreografía fusión épica presentada en 2016 durante Caïro By Night 6 organizado en París por María, y en 2017 durante el espectáculo The dancer’s gift, también organizado en París por Myrto Kaukias. Es así que los Swing Veils® fueron revelados en el escenario e hicieron su entrada en el mundo de las danzas orientales y tribales por primera vez. Luego pasó el tiempo, desarrollé el manejo de este accesorio y creé otras coreografías que he bailado en Francia y en el extranjero. Cada vez que salía del escenario, el público y las bailarinas venían a felicitarme y a decirme lo lindo que era este accesorio. Estaban intrigados pues nunca lo habían visto en otro lugar. Me preguntaban donde era posible conseguirlo.
A raíz de este entusiasmo, mi hermana y yo decidimos registrar la marca, formatearla y comercializarla. Las primeras personas en comprarlos se han convertido a su vez en embajadoras y disfrutan del título de Swing Veils® Ambassador. Todavía quedan algunos lugares para obtener este título antes de cerrar las compuertas.
En los talleres también enseño a jugar con los Swing Veils® en danza oriental. Me gusta decir “jugar” porque es un accesorio verdaderamente lúdico. En cada taller dejo momentos libres para descubrir el accesorio. Los practicantes lo disfrutan y se ríen mucho porque no es raro dejarse llevar por el movimiento y la velocidad, que hay que manejar si quiere evitar golpearse contra la parte lastrada. En todo caso, es un accesorio que se integra muy bien con la danza del vientre, la danza fusión tribal pero que también podría adaptarse a la danza clásica y contemporánea. Cuando los bailarines y bailarinas los manipulan, ellos los utilizan más en los movimientos que acompañan a su danza, con giros de sol y desplazamientos a gran escala, mientras que los artistas que proceden del malabarismo desarrollan más el aspecto de la manipulación en el acto.
En cuanto al traje, hay que estar cómodo con él, porque no hay que dejar que el movimiento del accesorio se quede atrapado en mangas demasiado largas o en una falda muy amplia. No hay manual, sólo se necesita sentido común. Imaginar y probar su traje antes de bailar con él en el escenario, para evitar sorpresas desagradables. Por ejemplo, en una de mis coreografías, tuve un pasaje completo, donde yo bajaba al piso abierta de piernas y en donde me acostaba completamente. Así que elegí bailar en pantalón tipo harén bombachos, en lugar de una falda. Sin embargo, si sabemos que vamos a utilizar los Swing Veils® justo al principio, como introducción, un poco como era utilizado el velo por las bailarinas de cabaret que podíamos ver en las películas de la época dorada del cine egipcio; uno puede estar bien vestido con el traje tradicional de la bailarina oriental con el sujetador y una falda.
En cuanto a la música para practicar los Swing Veils®, yo diría que el único límite es su imaginación. Todo depende de su especialidad y de lo que se quiera expresar.
Los tamaños de los Swing Veils® se recomiendan según el tamaño de las personas, para un uso óptimo. Son indicativos, pero en ningún caso obligatorios. Por ejemplo, una persona que mide 1,70 puede manejar muy bien los «pequeños» Swing Veils® si es este el efecto deseado. ¡Usted es el artista!

En resumen, ¿cuáles son las diferencias y similitudes en términos de representación visual como en el manejo entre los velos swing, los velos poï, los velos dobles y las alas de Isis?

swing-veil-03b.jpgPara una ex gimnasta de gimnasia rítmica que soy, la primera similitud es que, como muchos accesorios, son lúdicos. Es por eso que usamos la formula «jugar con su accesorio» ¿A quién no le gusta jugar? ¡A todos les encanta jugar! En la edad adulta olvidamos, los beneficios del juego. Cuando nos ponen un accesorio en las manos, inmediatamente volvemos a caer en esa energía juvenil y benéfica que nos aporta el juego. Es un super remedio para dejarse llevar y para estar plenamente en el momento presente.
En materia de conjunto del accesorio, agruparía los Swing Veils® con el velo doble porque ambos se sujetan directamente por la parte del velo.
Con respecto a las técnicas de manipulación, agruparía los velos swing con los poi, pues tienen esta base común de manipulación resultante de las bolas (una clase de poi sin velos), que encontramos en el arte callejero. La principal diferencia es que tomamos los velos poi por las lengüetas, que van conectadas a un cordón o hilo, que a su vez está conectado a una bola, que al final está conectada a la tela. Mientras que los Swing Veils® se toman directamente por la tela lastrada en mano. Pero el principio de manipulación es el mismo.
Las alas de Isis de danza del vientre están en mi opinión un poco separadas, porque se cuelgan al cuello de la persona que las lleva, además de estar sostenidas a nivel de los palos. Entonces si soltamos los palos, las alas de Isis aún se mantienen como una capa. A diferencia de otros accesorios (si se utilizan de forma convencional), que se desprenden si se sueltan.
Existe toda una gama de movimientos similares que se pueden realizar con estos 4 accesorios. En particular, solo con el hecho de sostenerlos y de girar con ellos, los brazos abiertos de modo horizontal (un gran clásico). Pero con los Swing Veils®, a diferencia de otros accesorios, nos dejamos llevar fácilmente por el peso de los lastres (un poco como un derviche se arrastra en sus giros por el lastre de su tanoura).
Hay que probar estos diferentes accesorios para sentir plenamente sus diferencias. Aunque muestran similitudes, son claramente distintos a nivel de las sensaciones. Para poder sentirse cómodo con estos accesorios, es verdaderamente una cuestión de costumbre, manejo y comprensión de la reacción del accesorio ante el movimiento que se la da y obviamente de entrenamiento.
En mi opinión, visualmente todos tienen un lindo efecto. Pero por mi parte, ya he usado tantos accesorios de la danza del vientre (que también me gustan mucho), que la novedad y el reto de manipulación que representan los Swing Veils® me atrae y me motiva enormemente. Esto también es lo que quería compartir con los bailarines y bailarinas experimentados, de la danza oriental y las danzas fusión. ¡Cuidado! no digo que hay que ser un bailarín experimentado para practicar los Swing Veils®, pero digo que este accesorio abre nuevas perspectivas a todos aquellos que han agotado todos los accesorios de danza oriental que ya existen.

Usted también es conocida por sus coreografías realizadas con el fuego. ¿Qué accesorios utiliza? ¿En qué contexto brinda usted este tipo de presentación? ¿Qué requiere esta disciplina en particular? ¿Qué le gusta de esta práctica?

Es muy amable, pero pienso que soy más conocida en el medio de la danza del vientre y fusión tribal por mis coreografías. También bailo con accesorios en llamas porque me encanta la dimensión espectacular que el fuego agrega a la danza. El baile como el fuego son bastante fascinantes, ¿no le parece? Así que puestos los dos ¡es fabuloso!
Utilizo muchos accesorios diferentes: manos de fuego (muy populares entre los bailarines tribales medievales), garrotes de fuego, pois de fuego, bolas (que arrojan chispitas por todas partes), vara de fuego, espada de fuego, garras de fuego (estas últimas hechas por Olivier Zimmer).
Si no practico tanto como quisiera el arte del baile con el fuego, es porque en general me invitan principalmente a actuar en teatros y salas de espectáculo durante los festivales de danza y fusión tribal, que ya no autorizan la práctica con accesorios en llamas. Esto requiere precauciones específicas como cortinas, un piso y asientos ignífugos, una altura de techo adecuada, un acceso al exterior o a un lugar en donde el artista pueda escurrir sus accesorios… Todas estas son limitaciones que hacen difícilmente posible el arte de la danza con el fuego en esta clase de eventos. Es por esto que actúo más al aire libre para eventos comunitarios, o a veces en el interior de lugares espaciosos.
Para practicar la danza con el fuego, hay que: iba a decir que no le tuviéramos miedo al fuego, pero es falso. En 2019 la asociación Tribal Geek de la que soy directora artística, organizaba el Fire Dance Day. Olivier Zimmer y yo misma hemos enseñado a personas que a simple vista, no se sentían muy cómodas con el fuego. ¿Por qué se inscribieron, me lo preguntará? Seguramente con el objetivo de confrontar y vencer su miedo. Tomo el ejemplo de mi amiga música y alumna Tanina Cheriet. Ella llegó con aprensiones y terminó su día de formación para bailar toda una coreografía con las manos de fuego. Entonces para responder a la pregunta qué habilidad se necesita para practicar el arte de bailar con fuego. Hay que estar supervisado por personas conocedoras para evitar malas experiencias. De lo contrario, sólo tiene que amar el baile y tener ganas de manipular accesorios en llamas. Después, para que sea un trabajo y realizar bellas presentaciones, es seguro que, por un lado, hay que tener un buen nivel de baile y, por otro, tener un mínimo de experiencia con diferentes accesorios de fuego.

Usted también ofrece cursos de danza Geek. ¿Cómo es y cómo surgió esta formación?

swing-veil-04b.jpgPara las necesidades del Festival Tribal Geek del que soy la iniciativa, un ballet de bailarinas aficionadas y semiprofesionales, seleccionadas por audición, vio el día. La idea era de darle cuerpo al Tribal Geek Show, (el show principal del festival) con presentaciones de grupo, que marcarían las presentaciones de artistas profesionales invitados. Me encanta el baile en grupo. Un grupo da una dimensión majestuosa a una escena, hubiera sido una pena prescindir de ella. Los festivales Tribal Geek 1.0 et 2.0, tuvieron lugar respectivamente en 2016 y 2018 en París.
Se trataba de unir dos de mis pasiones: La danza Fusión Tribal y la cultura Geek. Estaba segura que esta mezcla sería una maravilla. El programa principal de la primera edición tiene por título «Una fantástica historia del Dr. Who» y el segundo se titula «Regreso a la Fantasía». El primero hace referencia a la serie «Doctor Who» y la segunda a la película de culto «La historia sin fin». Para ambas, el principio es el mismo, A saber, escribir una historia que permite a un héroe, viajar a través del espacio y el tiempo. De esta forma lo introducimos en todo tipo de películas, series, mangas, animación, videojuegos de estilos diferentes: fantasía medieval, postapocalíptica, tecno-futurista… El propósito es siempre crear una historia mezclando muchas referencias a la cultura geek y distribuir roles a los artistas. Así encontramos las heroínas del dibujo animado Cat’s Eye, o supervillanos y super heroínas de los universos Marvel y Dc Comics; o habitantes del desierto de Mad Max, samuráis y otros Siths y Jedis, incluso zombies de Resident Evil…
A lo largo de su búsqueda, el héroe se mueve de un universo a otro. Y en el camino, encuentra personajes interpretados por los artistas profesionales y el Ballet Tribal Geek. Me gusta la idea que un escenario sea el verdadero interés del espectáculo. Esto ofrece un desafío adicional a los artistas que elaboran una creación original e interpretan un personaje. Se encuentran al servicio de la historia. Es por eso que no elegimos cualquier artista. Sobre todo, son personas hermosas, implicadas en el proyecto y con un espíritu generoso de compartir. Me desvío un poco, pero para presentar en algunas líneas el ballet Tribal Geek, y el festival en el que participo, era importante hablarle de todo esto.
El punto es que después del festival, el núcleo duro de las bailarinas de ballet quería continuar la aventura y seguir creando escenas de danza Geek, de ahí el termino Geek Dance. Se dice que el baile contribuye con la cultura geek, o que la cultura geek es el terreno de juego de la danza.
Siempre me ha parecido una pena en convenciones geek como en la exposición Japón, La exposición de manga… que el cosplay (el arte de crear sus propios trajes de la cultura geek), no sirve la mayor parte del tiempo, que a la errancia. Cada vez que los veía, imaginaba lo que podía resultar si ellos fueran bailarines profesionales. Daria maravillosas presentaciones. Esto también era lo que quería ver.

Usted enseña la fusión tribal. ¿Qué es lo que le gusta de este baile?

La danza Fusión Tribal me ha seducido y me ha llenado de satisfacción como artista. Porque deja una libertad de expresión y de movimientos que es bastante rara. Anteriormente gimnasta, recuerdo la época de mis comienzos en la danza del vientre, cuando me llevaron a crear coreografías que mis amigos profesores de baile, me dirigieron diciéndome que no podía agregar tal o cual movimiento porque no era lo suficientemente oriental.
Entonces cuando descubrí el baile de fusión tribal, de repente me sentí mucho más libre en mis creaciones. Y debo decir que para una artista como yo que siempre está en busca de lo nuevo, estaba muy feliz de que la danza fusión tribal y yo nos hayamos conocido. El deseo de ir a donde nadie más se había aventurado, ya sea en la adaptación de nuevos accesorios, en el desarrollo de un festival de nuevo estilo, es verdaderamente lo que me anima y me define. “La Dryade” en la fusión tribal experimental con mangas lianas también diseñadas por mi hermana Christelle Sainton… Todo esto define la coherencia de mi recorrido autentico y original. No me gusta ser como todo el mundo. Me gusta mirar e inspirarme en el trabajo de otros artistas, pero si es para hacer lo mismo otra vez, no me interesa. Si soy conocida o reconocida por esto ¡mejor así! Pero lo que me impulsa profundamente, es poder aportar algo diferente al mundo de la danza. También transmito esto en mi enseñanza. Eso es también lo que les gusta a mis alumnos, además de mi gusto por la tecnicidad y la ósmosis entre el bailarín, el movimiento que produce dentro y fuera de él y la música.

¿Cuál es su trayectoria deportista y artística?

Cuando tenía 6 años, mi mamá me inscribió en gimnasia rítmica. Usted sabe este deporte con pelotas, aros, palos, cintas y cuerdas. Mi lado geek le dirá: conoce el deporte que las personas de mi generación descubrieron gracias al Club Dorothée con el personaje de Cynthia animada, o el ritmo de la vida e incluso «me gusta la gimnasia».
Después de pasar un año con un profesor que tenía un estrabismo esto hacía que nunca supiéramos a quien se dirigía para corregirnos, decidí dejar este deporte y me pasé a la gimnasia artística. Esta vez con la viga, las barras asimétricas, el suelo y salto de caballete.
Lo hice durante tres o cuatro años. Me gustaba, pero me faltaba la dimensión de la danza que se encuentra más en la gimnasia rítmica. Observaba con envidia las gimnastas de la gimnasia rítmica con las cuales nos codeábamos en el mismo gimnasio en Gennevilliers. Habiendo cambiado de entrenador, me reinscribí en la gimnasia rítmica que no dejé hasta los 23 años. Competí en individual y en equipo en categoría federal en la federación francesa de gimnasia. Nos entrenábamos 3 veces por semana y también teníamos un entrenamiento en danza clásica, que se complementó con la danza contemporánea cuando éramos jóvenes adultos.
Después de eso, me fui a estudiar un año en erasmus en España. Mi amiga Taly vino a verme y pasamos una semana juntas durante la cual me dio una iniciación a la danza del vientre.
Ella me dijo que tenía talento y que debería inscribirme cuando regresara a Francia. Mi hermana, que también quería hacerlo nos encontró un curso en Epinay-Sur-Seine. Es así como empecé la danza oriental a los 24 años. Fui bien guiada por artistas de calidad. Taly Hanafy quien me hizo consciente de mi potencial artístico y quien me dio una mano por así decirlo. Anasma quien también me inspiró en danza fusión tribal en aquella época, como en la danza del yoga recientemente. Me permitió abrirme a nuevas posibilidades. También seguí la enseñanza de Linda Faoro cuyo estilo es único. Tuve un certificado de la UNESCO siguiendo la enseñanza de Assia Guemra que me permitió adquirir muchos conocimientos, incluida la anatomía del cuerpo, la danza oriental y su historia, la propiocepción.
También me formé en salsa puertorriqueña, principalmente con Mouaze Konaté. He seguido con constancia cursos de yoga y Bikram yoga, que descubrí durante un fin de semana en Praga. También practico el sable japonés con mi sensei Masato Matsura. Tanta diversidad que me hizo evolucionar, crecer en mi vida, y en mi baile.
Tuve la oportunidad de enseñar como sustituta en una licencia de maternidad. Así empecé mi experiencia laboral como profesora de baile. Los estudiantes apreciaron mi pedagogía y me gustó enseñar. Este es el camino que escogí para desarrollarme plenamente. Primero, enseñé la danza del vientre, pero muy pronto, tan pronto como pude, abrí cursos de danza tribal fusión en los lugares donde daba cursos de danza del vientre. De esta forma contribuí al resplandor de esta danza en Francia. También creé un festival para esto.
Me desarrollé plenamente en la danza oriental, en la danza tribal fusión y de una forma más puntual, en la danza con fuego. Tuve la ocasión de ser invitada a bailar en bellos escenarios y a participar en lindos proyectos, tanto en Francia como en el extranjero (Opera de Paris, Opera de Argelia, Instituto Francés de Abiyán, la Alambra, La Cigale…) en colaboración con artistas de renombre internacional. Y como lo dice mi lema preferido: «Queda mucho por descubrir».

¿Qué podemos encontrar en su armario de danza del vientre?

¡Madre mía! ¡Muchas cosas! Como he interpretado a muchos personajes, pero también he bailado para eventos, mi armario de artista es muy ecléctico. Abarca desde mis primeros trajes profesionales de danza oriental, comprados en el Cairo o fabricados en París, pasando por creaciones específicas como un traje de serpiente o el de gato del Cheshire de Alicia en el país de las maravillas; el de una dríada, e incluso de una sirena, pasando por el de una abominación zombi, una amazona, una reina egipcia… De lo contrario, tengo básicos de animación como un traje oriental negro y plateado o un traje de danza del vientre dorado. Tengo unas preciosas cintas para la cabeza y tocados de toda clase confeccionados por mi madre Orida Krounj (tocados de sirena con conchas, tocado de dríada con hojas y cuernos de venado…).



Deja un comentario

Inicia sesión para publicar comentarios.